El Secreto para Sobrevivir, la Rutina.

abril 13, 2018

Tu vida está determinada por los hábitos y las rutinas. Los hábitos que has adquirido a lo largo de tu vida, y los que irás adquiriendo, no sólo determinan tu carácter, sino el tipo de vida que vas a tener y, además, si vas a vivir al 100% o solamente vas a sobrevivir.

Hace unos días escuché de soslayo esta frase en una película: El Secreto para Sobrevivir, la Rutina. Inicialmente no le di excesiva importancia pero decidí anotarla porque me llamó la atención. Al día siguiente, después desayunar y de realizar las rutinas matutinas, comencé a pensar en ella.

Resulta curioso que, justo después de haber realizado las “rutinas”, pasase a reflexionar sobre las mismas porque… “la vida” se trata de eso, rutinas, o quizá no. La película estaba basada en cómo sobreviven una serie de presos en una cárcel de máxima seguridad y donde existía un “peculiar” régimen de normas. Uno de los presos le dijo esta frase a su compañero de celda: “El Secreto para Sobrevivir, la Rutina.”

Cierto es que las rutinas nos facilitan, en gran medida, la vida, sin embargo, pueden llegar a encarcelarnos y pasar de vivir la vida, a sobrevivirla. Todas las personas tenemos cientos de rutinas que han sido adquiridas con la repetición, consciente o inconsciente, de una misma acción o grupo de acciones. Ahora bien ¿en qué momento pasamos de sobrevivir a vivir? Considero que cuando nuestras rutinas han cogido tanto peso y fuerza como para vivir en “piloto automático”, es decir, vivir en un estado de inconsciencia en el que actuamos de manera mecánica y repetitiva, es cuando estamos sobreviviendo. En cambio, cuando elevamos nuestro nivel de conciencia y tomamos decisiones sobre las rutinas que queremos mantener y adquirimos hábitos nuevos, que después de convertirán en rutinas, considero que estamos “viviendo”, puesto que estamos liderando nuestras vidas y elegimos lo que hacemos o dejamos de hacer.

Mucho se ha hablado sobre los días que se tarda en adquirir un “nuevo hábito”. Hay quienes dicen que 21 días, otros que 31 días y yo digo, como parte de sangre gallega que tengo, “que depende”. ¿De qué depende? De muchos factores, como pueden ser: el número de repeticiones diarias que realicemos de dicha acción, de la intensidad de la misma, de lo alineado que esté el hábito que queremos adquirir con nuestro estilo de vida, valores y creencias que tengamos, y un cúmulo de más factores que ahora mismo no es necesario comentar.

Cuando se dice que “el coaching es un arte”, estoy totalmente de acuerdo. Porque una persona puede adquirir los conocimientos y las herramientas para poder desempeñar las funciones de un Coach, sin embargo, no todas las personas disponen de la misma habilidad para utilizar de la manera adecuada, en la intensidad adecuada, con la persona adecuada y en el momento adecuado, de las herramientas que dispone. Dicho esto, en un buen proceso de coaching, el profesional, siempre y cuando el coachee (cliente) lo permita, te podrá apoyar a tomar conciencia de las rutinas y hábitos que tienes y que puedas elegir mantener dichas rutinas o, con una estrategia y un entrenamiento adecuado, los hábitos que necesitas adquirir para vivir el estilo de vida que deseas.

No puedo terminar el artículo, como bien sabes, sin hacerte una pregunta: ¿Vives o Sobrevives?, es decir, ¿tu vida está llena de excesivas rutinas y actúas en “piloto automático” y de manera inconsciente, o eliges de manera consciente los hábitos que realizas cada día?

Dentro de ti, está la llave para vivir la vida que elijas.

 

Jorge Blanco Estañ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *